Doymer Consultores

  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Inicio Blog Varios Cuándo usar discos SSD
13
Mayo
2010

Cuándo usar discos SSD

Imprimir PDF

En el artículo anterior quedó patente que los discos SSD o de estado sólido son una alternativa viable a los discos duros tradicionales o HDD aportando una mejora de rendimiento en cuanto al acceso de datos al mismo.

¿Significa ésto que siempre que nuestro presupuesto lo permita debiéramos usar discos SSD en lugar de HDD?

Incluso si nuestro objetivo es remediar un problema de rendimiento en el acceso a disco la respuesta a esta pregunta puede que sea que no. Hay otros factores que deben ser tenidos en cuenta si no queremos que nuestra inversión en discos SSD no sirva para nada.

Es evidente que, siendo los discos SSD más de 120 veces más rápidos que los HDD convencionales, en aquellos sistemas cuya rentabilidad esté basada en el rendimiento neto de las operaciones de disco para sus aplicaciones principales, el no invertir en este tipo de tecnología puede salir más caro que el coste de los propios discos aunque éstos valgan casi 20 veces más por Gigabyte. Incluso los propios fabricantes de este tipo de dispositivos ofrecen historias de éxito en donde la aplicación de su tecnología ha ayudado a los clientes a mejorar sus rentabilidades.

Pero más allá de esos casos los discos SSD no deben ser considerados como la solución mágica a nuestros problemas de rendimiento. Lo primero y más obvio es mirar el estado de la CPU. Si el nivel medio de utilización de la misma es elevado –por encima del 50%– entonces lo más probable es que los problemas de rendimiento de las aplicaciones sean debidos a falta de potencia de proceso en lugar de a falta de capacidad de transferencia en disco.

Sin embargo si el nivel medio de utilización de la CPU es inferior al 50% entonces podemos considerar que nuestro cuello de botella está en otro lado y el siguiente objetivo a mirar si que puede ser el canal de disco.

Usando las herramientas de monitorización del estado del sistema podemos mirar el tamaño de la cola de disco o, dependiendo del sistema operativo del que se trate, el número de operaciones de disco pendientes. En lo referente al canal de disco este valor nos indica el número de peticiones realizadas al sub-sistema de disco que no han podido ser atendidas aún lo que indicará el nivel de congestión del canal de disco.

Este valor es muy sensible al número de dispositivos físicos –discos– que constituyan nuestro array y a la capacidad de transferencia de la controladora. Como el último parámetro es fijo, cuantos más discos tengamos en nuestro RAID más canales de entrada/salida tendremos y más operaciones de disco simultáneas podremos realizar, reduciendo el tamaño de la cola, ya que el sistema podrá atender más solicitudes de entrada/salida de datos hasta que lleguemos a saturar a ésta última y esto es más fácil con las velocidades de transferencia de los discos SSD por lo que este aspecto debe ser considerado en nuestros análisis.

Teóricamente y considerando que la, o las, controladoras tienen suficiente ancho de banda como para no saturarse, mientras el sistema indique que tenemos peticiones de disco pendientes, añadir discos debe ayudar a reducirlas al incrementar el rendimiento del canal de disco.

En el momento en el que el número de peticiones de disco pendientes llega a cero se hace evidente otro factor que estaba agazapado a la espera y es el tiempo de acceso a los datos o, técnicamente, la latencia. Un disco duro sólo puede entregar los datos solicitados cuando la cabeza lectora los lee y eso sólo ocurre cuando pasa por enciima de ellos. Si acaba de pasar por la zona deseada tiene que esperar una revolución completa de los platos para poder acceder a los mismos y ello representa una latencia. Con el objeto de reducirla los fabricantes de discos han ido incrementando la velocidad de giro de los discos progresivamente de las 4200 R.P.M. iniciales a 5700, 7200, 10000 y los más rápidos de 15000 actuales. Pero un incremento de la velocidad de giro plantea problemas mecánicos que hacen que el coste de estos dispositivos se dispare conforme sube su velocidad de giro. Y aquí es donde el acceso estático de las unidades SSD es un factor interesante a considerar.

Pero volvamos a lo nuestro porque aumentar el número de discos tiene, sin embargo, su lado oscuro que puede llevarnos a otro tipo de problemas.

El primero de ellos es que, cuantos más discos pongamos, más espacio físico necesitamos para contenerlos y más dinero gastamos, tanto en los discos en sí como en las cabinas de almacenamiento para conectarlos. Además poner discos con el único objetivo de incrementar el rendimiento del sistema suele tener el efecto secundario indeseable de producir el desaprovechamiento de los recursos existentes ya que probablemente no necesitemos todo ese espacio de disco, incluso aunque usemos discos de baja capacidad individual, y ese coste es dificil de justificar.

Por si esto no fuera suficiente, en un mundo 'verde' como el que se lleva ahora elevar el número de discos en exceso tiene implicaciones importantes en el consumo eléctrico así como en la generación de calor –que hay que disipar–, factores que también deben ser tenidos en cuenta y en los que los discos SSD pueden ayudar bastante al consumir considerablemente menos que los convencionales y generar menos calor. Por ello la búsqueda del equilibrio es tan importante en esta parte del sistema como en el resto.

Por otra parte, el acceso asíncrono al canal sólo tendrá lugar si nuestros discos son de una tecnología que permita la operación concurrente de varios discos del array como lo es SCSI y SAS. Porque si la tecnología de los discos que estamos usando no lo permite, entonces no obtendremos ninguna mejora a menos que nuestros discos estén en canales diferentes como es el caso de los discos SATA. Sin embargo, si de lo que estamos hablando es de optimización de rendimiento del canal de disco, probalemente no lo tenemos montado con discos IDE ya que esto sería una configuración difícil de justificar y, desde luego, imposible de mejorar.

En el estudio Visualizing SSD Readiness podemos apreciar que, tal y como hemos comentado, hay aspectos adicionales a considerar para determinar si el uso de discos SSD nos va a beneficiar tanto como suponemos.

Share
Última actualización el Jueves 13 de Mayo de 2010 18:29  

Comentarios  

 
0 # diseño de webs 19-09-2011 20:45
en realidad, actualmente la relación capacidad/precio es algo más abordable y para un netbook y su uso es la solución ideal... menos consumo, calor, ruido, más rendimiento.... !perfecto!
Responder | Responder con una citación | Citar
 

Escribir un comentario

El propietario de esta página no se hace responsable de las opiniones de sus lectores en los comentarios, así como puede o no estar de acuerdo con lo que en ellos se diga.

Usa el juego limpio en tus comentarios

Por favor, no realices comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco generes comentarios con publicidad o Spam. No utilices los comentarios para 'enchufar' tu sitio. Los enlaces que pongas podrán ser eliminados. Pretendemos crear un espacio de comunicación entre el autor y los lectores.

Todos agradeceremos el correcto uso de la ortografía, pues no todos somos capaces de entender mensajes 'codificados' tipo SMS. Además te rogamos uses signos de puntuación, si puede ser, para mejorar la comprensión de tu mensaje.
No escribas sólo en mayúsculas ya que en Internet escribir con mayúsculas equivale a GRITAR y no por gritar se te va a hacer más caso sino, probablemente, al contrario.

Reserva de Edición

Nos reservamos el derecho de no incluir comentarios que sean ofensivos, desagradables, que ataquen a terceros (racistas, homófobos, etc) o que no tengan que ver con el sitio o con el tema de que se trata.
Los datos suministrados al emitir tu comentario son privados y de tu propiedad y no serán usados para ningúna acción comercial ni de otro tipo.


Código de seguridad
Refescar


Archivo

Powered by ArtTree